El compostaje comunitario, asignatura ‘transversal’

El compostaje comunitario, asignatura ‘transversal’

Texto: Elena Plaza

Arranca la nueva campaña de compostaje doméstico de Cogersa, que cuenta también con un proyecto de compostaje comunitario, que poco a poco va implantándose en diferentes colectivos como colegios, asociaciones e incluso comunidades de vecinos. En este número de PRINCIPADOS os acercaremos a la experiencia de dos colegios públicos de la región, el Pedro Penzol de Puerto de Vega (Navia) y El Parque de Blimea (San Martín del Rey Aurelio), ambos reconocidos como 3R (Reduce, Recicla, Reutiliza), así como a la Asociación Emburria de Cangas de Onís, una de los recién incorporados, integrada por personas con diversidad funcional y discapacidad intelectual. Sus iniciativas dejan bien claro que hace más el que quiere que el puede.
La campaña de compostaje comunitario consiste en la participación de diferentes colectividades en el proyecto de Cogersa para la conversión de biorresiduos domésticos en compost de calidad, igual que ocurre en el proyecto dirigido a particulares. El proceso podría parecer más complicado porque supone la organización de un grupo de personas. Pero la experiencia ha demostrado que no ha supuesto ningún problema para sacar adelante este proyecto con un objetivo transversal, mucho más allá que el mero hecho de producir compost. En el caso de los colegios Pedro Penzol y El Parque es materia curricular, trabajándose no como un objetivo finalista, concienciando no sólo al alumnado, sino a toda la comunidad educativa en competencias y valores como las medioambientales y saludables.

C.P. Pedro Penzol
“En el centro contamos con varios proyectos que intentamos interrelacionar”, explica Miguel Ángel Méndez, director del centro y coordinador de esta parte del proyecto que integra el de 3R, coordinado por la profesora Victoria Robles. “Ya hacíamos cosas por el reciclaje y la reutilización de materiales antes de que Cogersa empezase a colaborar con centros educativos. El año pasado ganamos la tercera R y concursamos en un programa europeo de prevención de residuos. Relacionado con el tema de la salud y la sostenibilidad hace dos años establecimos un huerto escolar en extraescolares. Se pretendió que los profesores también pudieran utilizar el tema ‘huerto’ dentro de las aulas. Contratamos con el Ayuntamiento un monitor para cultivar este huerto ecológico. También tenemos pitas pintas en otro proyecto con Caja Rural. Intentamos que los chavales desarrollen una conciencia saludable y sostenible”.
En el centro ya se compostaba y Cogersa les solicitó el año pasado dar unas charlas a familias para implementar el compostaje comunitario. El resultado fueron 10 familias a las que se les da formación y unos cubos, que traen los biorresiduos a la compostadora del centro, participando en los proyectos de salud, sostenibilidad y medioambiente del colegio. Destaca Méndez que el nivel de compromiso y concienciación es muy alto por parte de todos los implicados, incluido el Ayuntamiento, que también da apoyo. Al mismo tiempo destaca la importante minorización de residuos en casa.
“No hay un objetivo finalista, porque al ser hábitos saludables y sostenibles, de respeto y cuidado tanto del medio ambiente como de uno mismo, se trabaja de manera transversal fomentando las competencias básicas de desempeño, tan importantes ahora desde un punto de vista pedagógico, que ayudan mucho a adquirir valores y a aprender a aprender”, explica Méndez.

C.P. El Parque
El colegio El Parque hace años que cuenta con compostadora para los residuos de los aperitivos del recreo y de la cocina del comedor. Hace un par de años fueron centro 3R y desde Cogersa se les ofreció implicar a las familias en el proceso de compostaje. De hecho la tradición del reciclaje en este centro se remonta a los años 70, con lo que estos hábitos están totalmente normalizados en el funcionamiento diario del colegio.
Minerva Avanzas, profesora y madre del centro, a la vez que coordinadora del proyecto, reconoce que en un principio tenían muchas dudas sobre cómo organizarlo, pero hoy en día están superadas gracias a la enorme implicación de toda la comunidad, de las 15 familias, el Ayuntamiento, Cogersa y el personal de cocina. Incluso en el verano hay unos días de apertura del colegio para facilitar llevar los biorresiduos. “Muchos centros se lo proponen, pero el problema viene en el verano. Y hace falta colaboración. Es importante tener a mucha gente implicada”, señala.
“La finalidad es tener compost para nuestro huerto. Generamos mucho volumen y estamos valorando meter una tercera compostadora. Es una iniciativa muy interesante para el alumnado, para que colaboren, es una forma de abrir el colegio a la población y las familias, vemos los resultados. Y además la basura de nuestra casa se reduce un montón”, comenta para añadir que “este tema es curricular. Es una forma de educar tan importante como la tabla de multiplicar. Y lo que se trabaja en el cole se extiende a la casa, sino no tiene ningún sentido. Yo animaría a los centros a participar. Es normal que surjan dudas, y ya hay centros que podemos ayudar, pero creo que el recurso que nos ofrece Cogersa hay que tenerlo en cuenta porque es muy interesante”.

Asociación Emburria
Aunque cuentan con un huerto ecológico desde hace tres años certificado por el COPAE, es este año cuando decidieron dar un paso más y aprovechar sus propios residuos para generar abono, que se suma al que traen de un centro autorizado de agricultura ecológica. En el proyecto participan cuatro familias usuarias de la Asociación, más otras 11 familias colaboradoras y miembros del grupo de consumo, que se abastecen de su propia producción.
“Para los chavales esto es una novedad porque no están acostumbrados, pero están muy interesados en el proyecto. El taller ocupacional del huerto pretende aunar experiencias y trabajar, entre otras cosas, la conciencia medioambiental”, explica Cristina Alonso, monitora del taller. “Aunque nos supervisan desde Cogersa, vigilamos el tipo de residuos que se traen, la composición del compost, la humedad… El día a día lo llevamos nosotros”.