Javier Mediavilla: “La cultura tiene una repercusión directa e indirecta si se hace un buen trabajo”

Javier Mediavilla: “La cultura tiene una repercusión directa e indirecta si se hace un buen trabajo”

Texto y fotos: Beatriz Muñoz

Javier Mediavilla (Avilés, 1980) es actor, gestor cultural, productor audiovisual y desde hace cuatro años es también el director del Certamen Nacional de Cortometrajes ‘Avilés Acción Film Festival’: un festival que tiene como sede principal el Centro Niemeyer y que con el transcurso de los años ha ido creciendo tanto en ambición como en duración y calidad. De hecho, para esta XV edición del festival ya se ha anunciado un aumento tanto en el número de días -se celebrará del 21 al 28 de mayo- y en la cuantía de los premios como en las actividades formativas, junto a una programación mucho más completa. Además está la buena noticia de que han sido galardonados con el Certificado AIC de Calidad para Festivales de Cortometraje, una distinción que se ha creado este año y que sólo se ha entregado a unos treinta festivales de los trescientos que hay en toda España.
-Este es su cuarto año como director del festival. ¿Cómo lleva estos días previos al certamen en comparación con las tres ediciones anteriores?
-A día de hoy estoy bastante tranquilo con los plazos de trabajo, las directrices, hacia dónde nos dirigimos… He aprendido muchísimo en estos últimos años y puedo decir que ha sido un proceso de ensayo y error. La experiencia te da mucho nivel organizativo en este trabajo y hasta el ‘Avilés Acción’ nunca me había puesto al frente de un festival, aunque ya había organizado muchas cosas. Hay que tener en cuenta además que en su día partimos desde cero con el festival, ya que el año antes de recoger yo el testigo no hubo apenas nada. Este es un festival con unos recursos muy limitados y que se basa mucho en las colaboraciones de empresas, en las relaciones institucionales. Se trata de un tejido que tienes que crear durante todo el año, así que en cuanto acabó la edición del 2015 nos pusimos enseguida a trabajar en esta.
-¿El éxito de convocatoria en la edición anterior ha sido una de las causas del aumento en la duración del festival?
-El aumento de días ha sido un desarrollo lógico del festival. Hemos sido muy honestos a la hora de saber quiénes somos, desde dónde empezábamos y de ver nuestro camino. El presupuesto es el mismo, pero hacemos todo lo posible por seguir creciendo cada año, en esta ocasión con una programación muchísimo más completa y por primera vez con una gran gala de inauguración además de la gala de clausura.
-¿Responde bien el público avilesino a la llamada del festival o aún queda por hacer esa labor de concienciación para que la ciudad se implique un poco más con el ‘Avilés Acción Film Festival’?
-La verdad es que existe un feedback muy positivo con el público. Yo creo que esto es una labor de educación, tanto nuestra para saber cuáles son los errores en los que hemos caído anteriormente como por parte del público, para que se anime a participar todavía más en este tipo de actos. Se nota el interés de la gente, pero creo que sigue habiendo una barrera psicológica a la hora de desplazarse hasta el Centro Niemeyer para ver las películas, y tanto el Centro como nosotros tenemos que luchar para romperla cuanto antes. El Niemeyer tiene que ser cada vez más un imán para la ciudad y nosotros también tenemos que tener más predisposición para romper esa barrera física y psicológica.
-Hablemos ahora del sector audiovisual asturiano. Desde su punto de vista, ¿en qué situación se encuentra?
-Si hablamos de producción audiovisual en Asturias no es que haya mucho por hacer, es que hay que hacerlo todo. En este sector prácticamente no existen ningún tipo de ayudas. Lo curioso es que en Asturias tenemos muy buenos profesionales que hacen cosas con mucha calidad, pero si hablas con ellos la mayoría están trabajando fuera, y eso es por algo. Un anécdota que viene al caso: en la II Gala del Audiovisual Asturiano que se celebró en Avilés en el marco del pasado Festival de Cine de Gijón estuvo la directora de la Film Commission de Andalucía, y cuando la escuchabas hablar de sus datos, de su economía y de lo que allí genera el cine te sonaba como si te lo estuviera contando alguien de Hollywood. Si lo comparas con Asturias, es como pasar del todo a la nada.
-Sin embargo, está claro que los rodajes atraen, por ejemplo, al turismo; véase el caso de Lastres y la serie ‘Doctor Mateo’.
-Eso es, está claro. Además, todos sabemos que esta tierra engancha. El problema es que los políticos siguen viendo la cultura como una inversión a fondo perdido, pero es que la cultura debería ser una inversión a fondo perdido porque es la base de todo. Y eso que en realidad no es una inversión a fondo perdido, porque tiene una repercusión directa e indirecta increíble si se hace un buen trabajo, y como ejemplo tenemos a un montón de comunidades que lo están haciendo muy bien. Tenemos un problema cuando fuera de España nadie sabe dónde está Asturias pero en cambio sí saben situar Galicia. En Asturias, de toda la vida, nos hemos vendido muy mal y sin tener Film Commission, ¿cómo vamos a conseguir que las producciones vengan aquí? Es algo inexplicable teniendo como tenemos playas, montañas, estudios de cine y grandes profesionales. No hay industria, y ése es el gran problema.
-Para acabar, y volviendo al ‘Avilés Acción Film Festival’, si tuviera que “vendernos” el festival, ¿qué nos diría?
-Os diría que el ‘Avilés Acción Film Festival’ es especial por varios motivos. Este año sin ir más lejos, algunos de los largometrajes que proyectaremos no van a ser exhibidos a nivel nacional en ningún otro sitio. Luego está el hecho de tener el Centro Niemeyer como marco del festival, un lugar incomparable tanto por la calidad de imagen y sonido de su sala de cine como por el Centro en sí. También está el trabajo que desarrollamos durante todo el año con los Centros Educativos de Avilés para la sección Aulas Móvil, en la que proponemos a los alumnos la realización de un cortometraje con el teléfono móvil para participar en el festival y luego tener la oportunidad de ver esos cortos en una sala de cine. En definitiva, el ‘Avilés Acción Film Festival’ es un festival abierto, hecho para la gente y con actividades tanto para niños como para adultos.