La amenaza de las abejas

La amenaza de las abejas

Texto y fotos: Sabina Rubio

La abeja doméstica o de la miel, de cuya labor polinizadora depende gran parte de la producción de alimentos que consumimos a diario está desapareciendo. La causa, entre otras, la varroasis, provocada por la varroa, una especie de ácaro, un parásito invasor procedente del sudeste asiático que se asentó en nuestro país hace 32 años. “Sin tratamiento, la varroa mataría el 98%de las colmenas”, destaca Mario Pérez, presidente de la agrupación Apicultores Asociados del Principado de Asturias.
Y es que, cuando la reina pone los huevos en los alveolos del panal, la varroa se introduce en ellos antes de que la abeja los cierre con cera. Cuando a los 21 días nacen las crías, éstas emergen con malformaciones. No obstante, este invasor afecta a las melíferas en todas sus fases de desarrollo. “Se reproduce muy rápido. Por cada abeja que nace, a su vez nacen de 3 a 5 varroas”, explica Pérez.
La situación es inquietante. Gracias al intercambio de polen de las obreras, que trasladan desde las anteras de una flor, los vegetales producen semillas y, por consiguiente, frutos. Por ello, el colectivo, que aglutina a 43 profesionales del sector, desarrolla un proyecto de investigación pionero a nivel mundial para controlar este patógeno que ha mermado la cabaña apícola de la región durante los últimos años, yprobar la eficacia de los tratamientos orgánicos para abolir a este parásito, o al menos frenar su proceso evolutivo. “El objetivo es poder saber qué tratamientos orgánicos existen y si son eficaces, y que permitan que un apicultorpueda trabajar en el ámbito de la agricultura ecológica”, adelanta el representante del colectivo.
Trabajo de campo
Para determinar cómo está afectando esta epidemia en las colonias, cinco apicultores participan en la iniciativa, que seleccionan de susapiarioscinco colmenas, y éstas, se dividenen cinco áreas. Una muestra se tratará con un producto químico y las otras cuatro, con orgánicos. Este estudio pretende valorar la eficacia de distintos principios activos con la enfermedad de la varroasis y que, de tener éxito y al tratarse de una iniciativa única podría desarrollarse un programa a mayor escala con la colaboración del departamento de investigación de laUniversidad de León o el Serida. Una vez sometidos estos colmenares se lleva a cabo el denominado “test de varroa”. La finalidad es realizar varios muestreos sobre el mismo grupo de colmenas.
Esta prueba se basa en recoger del fondo de la colmena, donde se coloca como una especie de cartulina blanca con adhesivo, los ácaros muertos. Tras transcurridasunas 24-48 horas una vez aplicado el principio activo en la colmena, se retira la muestra y se cuantificael número de ejemplares, mediante conteo manual mientras perfeccionan un programa informático para ello, derrocados. A pesar de que el estudio incluye el uso de plaguicidas con perfiles químicos, la asociación apuesta por lo ecológico,como alternativa para diferenciarse de otras mieles del mercado con origen dudoso y calidad más cuestionable aún. La aplicación de los procesos químicos para combatir a este parásito debe ser muy estricta para que las sustancias nocivas no pasen ni a la miel ni al polen. Otra apuesta clara de la entidad por preservar y mantener la calidad de la miel y no alterar sus principios activos.
La utilización de uno u otro tratamiento en estos colmenares testigodeterminará su incidencia a la hora del inventario de varroa, y “la información que obtengamos se traslada a todos los socios”, destaca Pérez. Entre los trabajos de la agrupación, sin ánimo de lucro, se encuentra unprograma de asistencia técnica, así como asesoramiento burocráticoy de interlocución con las administraciones, velando la transición de jóvenes aficionados a profesionales apícolas.
Formación
En España, el primer productor de miel de Europa y el quinto mundial, que además cuenta con el mayor censo apícola de la Unión Europea, alrededor de los 2,5 millones de colmenas, no existe una formación profesional reglada. La mayoría de los apicultores son autodidactas. Por ello, y a veces por las carencias que ello conlleva, la entidadsurgió hace dos años con el fin de formar a pequeños productores o principiantes que quieran convertirse en profesionales del sector en un futuro próximo. De hecho, organizan charlas formativas e informativas periódicas así como diferentes trabajos de investigación, como hacer crías de reinas con la mejor selección genética de la ganadería apícola existente en la región.