Nuevos tiempos para el metal en Asturias

Nuevos tiempos para el metal en Asturias

La reactivación de la economía asturiana depende, en buena medida, de la evolución de sus principales sectores productivos y entre los industriales el del metal, cuya aportación al PIB regional es del 11% y en el que se contabilizan más de mil empresas que dan empleo a 29.000 personas y aportan el 67% de las exportaciones del Principado. Aunque el futuro del sector a medio plazo no está despejado, sobre todo en lo que afecta a las empresas más pequeñas y a actividades que dependen de otras actividades como la construcción, lo cierto es que hay noticias que invitan al optimismo: inversiones de Arcelor próximas a los 275 millones de euros para renovar y hacer más competitivas sus instalaciones asturianas, creación del cluster MetaIndustry4 para la fabricación avanzada, contactos con grandes multinacionales por parte de compañías de la región, nuevos contratos internacionales de grupos dedicados a la ingeniería y los proyectos llave en mano, proyecto ‘iAsturias 4.0’ liderado por Prodintec con la colaboración de Femetal para la implantación de un ‘Digital Innovation Hub’ en el Principado. Son, en definitiva, iniciativas que permiten pensar en un renacer de la industria regional del metal.
Asturias enfrenta el reto de la salida de la crisis apoyada en los dos pilares que sustentan su economía: los servicios y la industria. El futuro de esta última, muy mermada por la recesión durante los últimos años, depende en gran medida de cómo evolucione su principal actividad, la que agrupa a las empresas del metal. Y aunque las perspectivas a medio plazo no son del todo halagüeñas, en los últimos meses se han puesto en marcha diferentes iniciativas que tratan de dinamizar y modernizar un sector muy atomizado, con multinacionales de primer nivel asentadas en la región, compañías locales altamente internacionalizadas y un gran número de pequeños talleres y profesionales.
Según datos de la Federación de Empresarios del Metal y Afines del Principado de Asturias (Femetal), el sector está integrado en la región por 1.104 empresas (el 32% de toda la industria regional) que dan empleo a cerca de 29.000 trabajadores (el 55% de la población ocupada en industria) y generan el 67% de las exportaciones de la región. Su cifra de negocios se situó en el año 2014 en 5.543 millones de euros, lo que representa el 40% de la facturación del conjunto de la Industria asturiana. Su aportación al Producto Interior Bruto de Asturias se estima en el 11%.
Son datos que evidencian la relevancia que el sector tiene para el conjunto de la economía regional y de ahí que su evolución sea clave para conseguir que el Principado recupere la senda del crecimiento. Mientras que los pequeños talleres y los profesionales cuyas actividades dependen en gran medida de otros sectores como la construcción son los que tienen un futuro más incierto, otras empresas de mediano y gran tamaño dedicadas a la ingeniería y los proyectos llave en mano siguen creciendo gracias a su elevada internacionalización, al logro de contratos en los mercados exteriores y a la diversificación de su producción. A esto se suma la apuesta de Arcelor Mittal por sus plantas asturianas tras meses de incertidumbre derivada de la coyuntura de un mercado internacional del acero que parecía dar señales alarmantes en un contexto de ajuste a escala mundial y particularmente en China, donde el exceso de capacidad productiva ha derivado en una guerra comercial con Europa y otras regiones del mundo por las prácticas de “dumping”.
El líder siderúrgico mundial que preside Lakshmi N. Mittal tiene razones para estar contento celebra que el acero empiece a recuperar el precio ante la competencia desleal de China. Una mejora que se debe en parte a los aranceles ‘antidumping’ impuestos por la UE al acero chino y ruso hasta el año 2021. En estas circunstancias, Arcelor reabre la acería de Sestao, aunque como centro de I+D+i, y anuncia inversiones en Asturias por importe de unos 275 millones de euros. Tras finalizar las obras del tren de carril en la planta gijonesa con el objetivo final de hacer vías de tren más largas, de hasta 108 metros de longitud, la compañía aborda una de sus inversiones más ambiciosas en la región: la instalación de una nueva máquina de colada continua en la LDIII, situada en Tabaza (Carreño), para diversificar la producción de chapa gruesa y conquistar nuevos mercados como el de la industria petroquímica o el de las energías renovables marinas.
En la factoría de Gijón, se cambiarán los conductos de refrigeración de los hornos altos A y B, lo que requerirá una parada que será aprovechada para hacer un mantenimiento extraordinario de la instalación. Y a continuación se acometerá la reconstrucción de las baterías de coque, paradas desde 2013 y que a partir del primer trimestre de 2019 volverán a alimentar a los dos hornos altos para la producción de acero.
Es en conjunto un plan de inversiones que dará empleo a más de un millar de personas durante meses y que contará con el concurso de numerosas empresas asturianas del sector, pero sobre todo es la garantía de continuidad de la siderurgia asturiana tras un largo período de incertidumbre.
Y mientras tanto, el resto del metal se mueve, en gran medida empujado por la patronal Femetal, liderada por Guillermo Ulacia, un hombre que conoce de sobra el sector y tiene una enorme capacidad de trabajo y un afán constante por promover nuevas ideas. El pasado mes de julio se constituía el Cluster de Fabricación Avanzada de la Industria del Metal de Asturias, MetaIndustry4, auspiciado por FEMETAL e integrado por 32 empresas, Centros Tecnológicos, y otras entidades del ámbito empresarial y la logística pertenecientes al sector. Se trata de un cluster de carácter multidisciplinar, orientado fundamentalmente a las empresas y las cadenas globales de valor relacionadas con la fabricación avanzada. Sus objetivos: generar más innovación, abierta y colaborativa; más internacionalización, con mayor integración en cadenas de valor global; y más inversión, dirigida a acelerar la incorporación de las nuevas tecnologías en las estrategias de digitalización de las compañías.
Como primera actuación, en colaboración con la Fundación Prodintec, se lanza la iniciativa iAsturias 4.0 para la implantación de un “Digital Innovation Hub” en el Principado; un centro de referencia para la difusión y el apoyo en la implantación de soluciones de la Industria 4.0. Es uno de los 26 proyectos seleccionados en toda Europa para desarrollar esta iniciativa pionera que permitirá la generación de una red de centros de referencia regionales (Hubs) de Innovación Digital.
Y de la mano del IDEPA, Asturex y Femetal, que realizaron las labores previas de prospección del mercado, un grupo de compañías del sector ha entablado contactos con el gigante petroquímico norteamericano Jacobs para convertirse en sus proveedores. Tras varios viajes a EE UU y una visita de responsables del grupo al Principado, la multinacional estudia ya una decena de ofertas de empresas para adjudicar contratos por 2.000 millones de euros.
Jacobs, con sede central en Pasadena (California), cuenta con más de 250 oficinas en 30 países, da empleo a más de 65.000 empleados en todo el mundo y su facturación supera los 12.000 millones de dólares. Un socio de altura para el experimentado sector metalúrgico del Principado que gracias a estas iniciativas trata de superar un período de crisis apoyándose en la cooperación, la innovación y la internacionalización.

Del naval a los parques eólicos marinos, un sector que lleva la marca Asturias por el mundo
Asturias posee una gran tradición en la construcción naval y su industria se ha equipado con las tecnologías más avanzadas para adaptarse a las demandas del mercado y hacer frente a la fuerte competencia internacional. En el año 2014 los astilleros de la región concentraron el 39% de la actividad del sector en España, posicionándose en segundo lugar a nivel nacional. A mediados de 2016, los astilleros asturianos Gondán y Armón concentraban una cartera de pedidos de quince unidades, casi un tercio del total nacional, que era de 51. Asimismo, el importe de las contrataciones de ambas empresas en la primera parte del año representaba el 60% del total nacional. De Gondán han salido los primeros remolcadores duales de Europa y el primer buque español para apoyo a instalaciones eólicas “offshore”.
Precisamente, el de los parques eólicos marinos constituye otro segmento de actividad en auge que, según los expertos, atraerá durante los próximos años el grueso de la inversión eólica en Europa. El acuerdo entre Arcelor y Daniel Alonso, firmado en septiembre de 2015 y con una vigencia de cinco años, busca nuevos procesos de fabricación de aceros, principalmente los destinados a las plataformas eólicas marinas que diseña y fabrica la firma avilesina Windar Renovables, del Grupo Daniel Alonso. También incluye la búsqueda de nuevos recubrimientos y acondicionamientos superficiales del acero para incrementar su resistencia a la corrosión, así como el reforzamiento de las estructuras de apoyo sobre las que se asientan las torres eólicas del mar.
Asturias cuenta también con ingenierías especializadas en la ejecución de proyectos “llave en mano” para instalaciones energéticas e industriales que acometen el diseño, construcción, montaje, puerta en marcha y mantenimiento, así como con fabricantes de bienes de equipo para sectores de alta exigencia. Y todos ellos mantienen altas cifras de contratación, principalmente en los mercados exteriores.
Y es que el metal lleva la marca Asturias por todo el mundo. Un ejemplo de su valía lo da la inclusión de Astilleros Gondán, Isotrón (grupo Isastur) y Asturfeito en el ranking de las 1.000 pymes europeas más destacadas y con proyección de futuro, elaborado por la Bolsa de Londres a partir de los 23 millones de pymes del continente.