Principado Berries, sinónimo de evolución

Principado Berries, sinónimo de evolución

La cooperativa de productores de que pequeños frutos de Asturias Principado Berries cierra campaña con más de 100 toneladas de arándanos comercializadas. Bajo las alas de esta firma operan de forma conjunta desde hace tres años seis productores con amplia experiencia en el cultivo de esta baya repartidos por la región, desde Vegadeo a Siero, pasando por Trevías, Belmonte de Miranda, Grado y Pravia, que suman más de 10 hectáreas cultivadas y que abastecen a la cooperativa de más del 50% de la fruta que saca al mercado y que posiciona en los lineales de importantes cadenas de supermercados como El Corte Inglés o Mercadona. Y es que desde sus inicios, y como pionera en el sector del berrie en el norte de España, dispone del sello de calidad Global Gap, certificado indispensable para acceder a mercados internacionales. La norma cubre todas las etapas de la producción del fruto, desde las actividades pre-cosecha como la aplicación de productos fitosanitarios o la gestión del agua y el suelo, hasta su manipulación; el envasado y almacenamiento en frío. En definitiva, certifica la buena práctica agrícola, primando la calidad de la fruta. “Se consiguió en un tiempo récord”, recuerda el presidente de la cooperativa, Fernando García Bernardo.
En el mercado europeo
Por ello, en la cartera de clientes de la entidad se encuentra Driscoll´s, referente mundial en berries desde hace un siglo, que apuesta por el sabor y la calidad del arándano asturiano, haciéndolo llegar a mercados tan exigentes como el holandés o el alemán. La campaña en Asturias se da en una época que no tiene competencia a nivel internacional.
Asimismo, la cooperativa está certificada como envasadora de fruta ecológica. Cuenta con dos fincas, una en Pravia y otra en Siero, avaladas por el Consejo de Producción Agraria Ecológica del Principado de Asturias, Copae. Un distintivo más que protege y optimiza la calidad de la fruta que pone a disposición del consumidor.
La empresa tiene su centro logístico en Pravia y anduvo sus primeros pasos con la unión de los cinco primeros socios, utilizando como sede el bajo de uno de ellos para comercializar 21 toneladas de este fruto del bosque en 2013, pasando a incorporar un nuevo colaborador en 2014, con 50.000 kilos distribuidos, y disponer de un centro logístico equipado con máquina etiquetadora y cámara de refrigeración.

En constante evolución

Esta campaña ha consolidado su proyecto empresarial con una línea de envasado semiautomático que permite controlar directamente todo el proceso productivo del fruto, desde el campo hasta el consumidor, sin olvidar el transporte, el proceso selectivo y envasado final con unos criterios de calidad más estrictos, con una capacidad de manipulado que rondó las tres toneladas diarias con una plantilla de siete personas. “La máquina se decide comprar por el elevado gasto que tenía cada productor en el envasado, y en determinados volúmenes ya era inviable”, resalta García Bernardo. La inversión total superó los 150.000 euros, que a su vez “mejora a los productores sus costes”. Este proyecto ha sido objeto de subvención del programa LEADER del Grupo de Desarrollo Rural del Bajo Nalón.
La entidad cuenta con más de una quincena de productores asociados que la abastecen. Se trata de, al igual que sus accionistas, empresas lideradas por los propios profesionales agrarios, comprometidos con el arándano y su entorno: empleo y futuro del territorio. En el punto álgido de la campaña, comprendida de junio a octubre, la cooperativa dio empleo a cerca de 60 personas, en su mayoría para las tareas de recolección, ya que se trata de un proceso meticuloso y a mano, en las diferentes fincas de sus asociados.
Además,la cooperativa gestiona una finca en Riosa, la segunda en dimensiones a nivel regional. La explotación ocupa siete hectáreas.
Por otro lado, la planta aplica unos protocolos de trazabilidad (control y seguimiento del producto para una mayor seguridad alimentaria) con la incorporación de un marcador láser que dota a cada tarrina de una numeración específica para cada agricultor y variedad. Identifica el lote para que, dado el caso de que surgiese un problema, identificar su origen y retirarlo del mercado si fuese necesario.
Futuro
Para la próxima campaña, Principado Berries tiene previsto trasladar su centro de procesamiento de fruta y logístico a unas instalaciones más amplias, dado que ha experimentado un crecimiento “tan rápido que las instalaciones se nos han quedado pequeñas y con las expectativas que tenemos no será posible hacer el trabajo aquí”, adelanta el representante del colectivo.