Rodrigo Cuevas: “No busco hacer evolucionar el folklore asturiano, sólo quiero expresarme»

Rodrigo Cuevas: “No busco hacer evolucionar el folklore asturiano, sólo quiero expresarme»

No persigue una evolución del folklore asturiano, pero sale al escenario con madreñas y liguero mezclando música tradicional con melodías electrónicas. Tras triunfar con sus vídeos en YouTube, Rodrigo Cuevas es la sensación del verano astur, viene cargado de humor, aire fresco y transgresión, la fórmula de su primer disco: ‘Prince of Verdiciu’. Con una sólida formación musical en el Conservatorio de Oviedo su estilo no es un producto de marketing, Rodrigo sólo busca expresarse, divertirse, en definitiva hacer lo que le da la gana, consciente de que la vida puede ser un cabaret para disfrutar bebiendo un culín de sidra.

-¿Mezcla el cabaret, la música tradicional y la electrónica. ¿Busca divertir o transgredir?
-El cabaret implícitamente ya lleva la transgresión consigo pero no es algo que busque especialmente de forma vacía, no persigo la transgresión sin más, la cargo de contenido y de humor que es lo más transgresor.
-Ha viajado por España y por otros países de Europa. ¿La música tradicional tiene algo en común en todas partes?
-Creo que sí, no sólo en España, la Península Ibérica o Europa, cualquier persona del mundo oye cualquier música folklórica y es increíble porque distingue que es tradicional aunque no la haya escuchado nunca, es algo muy especial.
-¿Cómo reaccionan los seguidores de la tonada ante sus canciones?
-En general bastante bien, una cosa que me sorprendió mucho al principio. Estoy muy contento con la reacción de la gente del folklore, me vienen a ver, me siguen y me animan, tengo muy buena relación con ellos.
-¿Se ha encontrado también con alguna crítica?
-Sí, muchas críticas, cuando son constructivas me encantan y cuando no, tampoco es que les haga demasiado caso, tiene que haber de todo, no le vas a gustar a todo el mundo.
-¿Con su trabajo quiere conseguir una evolución de la música tradicional del Principado?
-No busco hacer evolucionar el folklore asturiano, no deseo esa responsabilidad, sólo quiero expresarme, divertirme y hacer lo que me da la gana, aunque al final las cosas cambian poco a poco con pequeños empujones.
-¿Cuáles son sus referentes en la música?
-El Presi es el referente de canción asturiana. También me encantan las señoras pandereteras, pandereteros, los cantadores antiguos de tonada, de cantos de labranza, eso sería lo más influyente, y lo más moderno Mercedes Peón y Die Antwoord, que hace una música electrónica muy bonita.
-¿Cómo se le ocurrió fusionar la música tradicional con la electrónica?
-Es lo que me gusta, lo que tengo en mente y lo saco ‘pa lante’, tampoco es una cosa premeditada, simplemente hago lo que me mola. Junto eso estilos porque para mí no están separados.
-Tiene una formación clásica de piano. ¿Le ha ayudado a la hora de inventar nuevas cosas?
-Sí, claro, porque al final la música clásica llega a unos niveles de virtuosismo en cuanto a la creación y repentización muy altos, entonces te da mucha base.
-Participó en un concurso de tonada hace años. ¿Volvería a hacerlo aunque fuera de jurado?
-Sí, estuve en uno hace 3 o 4 años en Pola de Siero. No volvería a participar, los concursos en general le hacen un flaco favor a las disciplinas artísticas, suelen premiar un canon estético concreto, por lo tanto no permiten el cambio, no valoran la diferencia, la creatividad. No me gustan los concursos, no me mola ‘Operación Triunfo’ ni el resto de programas en los que hay que juzgar a la gente por dos minutos, no creo que eso sea realista ni bueno para el artista, ni para el arte en general, juzgar así de rápido, de una forma tan fría, se valoran sólo tus cualidades vocales porque no puedes demostrar casi nada más.
-¿Cuál es la situación de la música tradicional?
-La música tradicional está en un mal momento desde que empezó la despoblación rural en los años 60, está ligada al campo, a la vida rural y tradicional, por ello desde que empezó la despoblación masiva fue cada vez a peor.
-Además de en nuestra región actúa en Galicia, País Vasco, Madrid, Castilla y León… ¿Cómo ve al público de fuera de Asturias?
-Muy bien, les encanta lo que hago, la verdad. Yo no me encierro en la música asturiana, mi espectáculo es algo global aunque tenga muchos matices asturianos, no hago una música para nuestra región, no soy así, no vivo en Asturias y no creo en los localismos, yo soy global.